¿CON QUÉ AYUDAS CONTAMOS PARA CREAR LA NUEVA SOCIEDAD?

Es muy probable que el camino que sigamos para crear la nueva sociedad sea similar al que se expone a continuación. Como esta andadura va a comenzar en un momento muy cercano en el tiempo, vamos a hablar de ella en presente, como si estuviese sucediendo hoy.

Tras el despertar general de los seres humanos, algunos sentimos una llamada interior que nos motiva a comprometernos en la creación de un nuevo modo de convivencia. Este estímulo procede del alma en forma de una energía poderosa que llena a la persona de entusiasmo y de seguridad en sí misma. Entonces comprende que se halla ante una tarea esencial, tal vez la más importante de su vida.

Además de ilusión, todo proyecto requiere de los elementos que lo hacen posible: capital, colaboradores adecuados… Igual sucede en el caso de la creación de la nueva sociedad, pues aunque se trata de un propósito del alma, también se necesitan medios para llevarlo a buen fin. ¿Con qué ayudas concretas contamos?

LAS PERSONAS COMPROMETIDAS

Los cimientos del plan, aquello que le va a dar solidez y garantías de realización, es el compromiso de las personas que lo llevan a cabo. Ellas constituyen el alma del proyecto.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la humanidad va a despertar en esta época, y desde ese momento cada ser humano se hace consciente de la sabiduría que hay en su alma. Más adelante conocerá las habilidades que desarrolló en vidas pasadas, fruto de haber sido instruido por maestros en esas materias.

Esos conocimientos que recupera van a significar su contribución concreta a la creación de la nueva sociedad. Así pues, somos expertos en una o más de las áreas básicas de la vida como son la alimentación, la vivienda, la salud, las relaciones sociales, la naturaleza, el mundo animal…

SERES DE ELEVADO NIVEL DE CONCIENCIA ENCARNADOS EN LA TIERRA

Tenemos la colaboración directa y cercana de seres de elevado nivel de conciencia que están en la tierra encarnados en un cuerpo físico. Se han estado preparando en el planeta durante un cierto número de vidas, y cooperan con nosotros para que podamos conocer las etapas y singularidades del procesa evolutivo humano.

Saber que están aquí a nuestro lado, apoyándonos, nos infunde confianza.

LA TIERRA

Estamos en un planeta que reúne las condiciones adecuadas para que la especie humana se desarrolle tanto física como espiritualmente. La tierra es un ser vivo con un determinado desarrollo de su conciencia, y con ella mantenemos una relación que es recíproca.

Como consecuencia de comportamientos nuestros que la perjudican, la tierra está a la defensiva y con sus ritmos alterados. Tras el despertar se incrementa nuestro respeto y amor a ella y a toda la vida humana, animal y vegetal que mantiene. Es seguro que ese cambio que experimentamos influirá para que la tierra evolucione hacia un nivel superior de perfección y equilibrio, y también de mayor colaboración con nosotros. 

EL PLAN DIVINO PARA LA HUMANIDAD

Los principios básicos de la nueva sociedad que creamos tras el despertar son la colaboración, el respeto y la unidad entre los seres humanos, cualidades que están en sintonía con el propósito divino. ¿Y por qué razón el Plan divino admite que las relaciones entre nosotros y con la tierra carezcan de estas cualidades?

Esos comportamientos nos han sido permitidos hasta ahora con la finalidad de que pudiésemos aprender que la falta de esas cualidades es incompatible con una convivencia pacífica y feliz.

La sociedad actual ha llegado a un punto de no retorno. ¿Nuestro futuro? El Plan divino que guía el proceso evolutivo está a la espera de nuestra decisión tras el despertar. Si optamos por crear una nueva convivencia que tienda a desarrollar los aspectos que hemos mencionado, el Plan nos va a apoyar de muchos modos.

Los obstáculos y dificultades que parece que no tienen remedio, entrarán en vía de solucionarse en tanto sean beneficiosos en nuestro proceso. Un ejemplo puede ser el cambio climático que ahora está en una fase ascendente acelerada; el plan divino será el que diga la última palabra, ayudando a la humanidad cuando esta cambie.

FINAL

Los temas que hemos tratado en este artículo constituyen una realidad que no podemos percibir por los sentidos, ni es susceptible de un razonamiento lógico. Es una verdad etérea que solo es posible asumir desde la dimensión interior del alma. 

Al darse el despertar estas ayudas de las que aquí se habla van a ser algo real para el grupo de personas implicado en la creación de la nueva sociedad. Con esos apoyos y su alto nivel de compromiso, la tarea de introducir un nuevo marco de relaciones saldrá adelante. 

 

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.