AutorJuan José

CONVERSACIÓN CONMIGO MISMO DENTRO DE SIETE AÑOS

¿Cómo será mi vida en el futuro? Cierro los ojos, y tras unos minutos de quietud interior me percibo visitándome dentro de siete años…

—Bienvenido Juanjo, me alegra verte —me saluda con una cordial sonrisa. Con un gesto de su brazo me propone entrar en la casa. Atravesando un pasillo llegamos a una estancia amplia y sobria. Junto a una de las ventanas con vistas al jardín hay una mesa de camilla y dos sillones. Tocando el respaldo de uno de ellos me dice:

—Siéntate aquí en tanto preparo una infusión de salvia con granos de anís, fuerte y en taza grande como nos gusta; vuelvo enseguida y conversamos.

Leer mas

ESPEJISMO Y REALIDAD

Los escritores ponen mucho interés en iniciar sus libros con expresiones que seduzcan al lector. A veces se trata de una sola frase, como en el caso de la novela “Moby Dick”. Algunos críticos literarios consideran que esta novela de Herman Melville tiene uno de los principios más brillantes de toda la literatura. El libro, como muchos recordáis, comienza así: “Llamadme Ismael”.

De manera similar, este artículo empieza con una idea que a la vez que impactante expresa la verdad: “Cada uno de nosotros somos el mismo amor que es Dios, el Creador”.

Esta frase anuncia algo tan grandioso que no nos lo creemos. ¿Cómo voy a ser yo el mismo amor que esa energía tan extraordinaria que ha creado todo lo que existe? Si así fuese, al mirar en mi interior contemplaría un hermoso jardín con plantas de bellas flores: la flor de la paz, de la sabiduría, de la unidad, de la alegría…

Pero yo no descubro en mi interior esa lindeza. Al contrario, me veo invadido por hierbas y plantas que no invitan a estar junto a ellas: Leer mas

CONQUISTAR NUEVOS TERRITORIOS

De modo inesperado puedes experimentar una emoción que te altera y hace que sientas inquietud, desesperanza, temor… Tal vez brota en ti cuando ves una escena en la televisión, al escuchar una noticia, al recordar un hecho del pasado, o sin una causa concreta que puedas identificar.

Esa emoción que te desequilibra trae un mensaje y requiere tu atención. No la rechaces y dale la bienvenida al hogar, tu cuerpo. Obsérvala, dedícale tiempo, mírala, acógela, abrázala incluso, pero no para que se vaya y sentirte mejor. No permitas que tu pretensión de que desaparezca —y así dejar de sufrir— se imponga al deseo de acogerla, aceptarla, amarla.

Si la arrojas fuera de ti, ¿cómo va a poder darte el mensaje? En silencio, sin palabras, sin pensamientos, obsérvala. La vida, en su inmenso amor y sabiduría, te envía un maestro que trae una misión, una buena nueva, algo que necesitas. Atiéndele.  Leer mas

ESENCIA DIVINA

Todo lo que existe ha sido creado por Dios: lo palpable y aquello que es etéreo; lo manifiesto y también lo que se escapa a nuestros sentidos. Así lo revelan las religiones, los profetas y avatares, los místicos y los seres que ya han logrado la realización. Añaden que todo lo creado tiene la misma naturaleza que el Creador: esencia divina. ¿También la tenemos los seres humanos? Nos dicen que sí, que en nuestro interior residen los mismos atributos de Dios: inteligencia, felicidad, sabiduría y amor, todos ellos en grado supremo.

(Recuerda que tú no estás leyendo ni yo escribiendo, sino que es la misma esencia divina en ti y en mí la que escribe y lee).

Entonces, si todo tiene esencia divina, ¿por qué yo no la percibo en mí? ¿Cómo es que a menudo me siento de mal humor, herido por lo que otros me dicen o preocupado ante las dificultades que la vida me presenta?… ¡Es imposible que yo posea la misma naturaleza de Dios, un ser con infinito poder y sabiduría! Por más que lo pienso no encuentro la manera de conciliar lo que dicen los santos y maestros y la realidad que vivo cada día.

¿Y si le pregunto al propio Dios…?

“Dios, escucho decir a los sabios que todo lo que existe posee tu misma naturaleza divina, aunque yo no lo aprecie así. Realmente no sé muy bien quien soy, pero tengo claro que vivo limitado y con temor. Perdona que te lo diga con toda crudeza, pero cuando miro a mi alrededor no veo tus huellas, pues a menudo encuentro confrontación, sufrimiento, desesperanza…, todo lo contrario del inmenso amor que te atribuyen. Si puedes decirme algo que lleve la paz a mi corazón, gracias. Te escucho”

Al instante recibo su respuesta: Leer mas

¿EN QUÉ EMPLEA DIOS SU TIEMPO?

Desde la antigüedad los seres humanos hemos tenido la costumbre de agradecer y bendecir. En tiempos de peligro o escasez, nuestros antepasados se dirigían a Dios rogando su ayuda y mostrando gratitud cuando la petición era atendida. Se honraba la salida del sol cada día, la lluvia favorable, la cosecha abundante, los animales, la comida en la mesa, la familia…

En libros y películas que relatan historias de épocas pasadas es frecuente encontrar escenas en las que un padre, poniendo las manos sobre la cabeza de su hijo, le habla de esta manera: “Amado hijo, tienes mi consentimiento para dejar el hogar y partir en busca de una vida mejor de la que yo puedo ofrecerte. Mi amor te protegerá para que ningún mal pueda sucederte. Ve en paz; yo te bendigo”.

Esta hermosa práctica de bendecir parece próxima a desaparecer, aunque todavía restan ocasiones en las que perdura: en ciertos oficios religiosos el pastor bendice a los fieles; hay familias en las que aún se conserva el hábito de agradecer los alimentos antes de comenzar a tomarlos; en Leer mas

MOMENTO DE CAMBIO: “EL TEST O PRUEBA. LA NUEVA SOCIEDAD” (3 DE 3)

 


EL TEST O PRUEBA

En un plazo de tiempo cercano vamos a vivir un acontecimiento de repercusión planetaria que va a exigir una respuesta de cada uno. Se activará el potencial que ahora permanece dormido en nuestro interior, y desde ese nuevo y más elevado nivel de conciencia responderemos a ese inesperado reto. Veamos con más detalle cómo va a ser el escenario:

1. Se trata de un hecho de alcance global que afectará a toda la humanidad, sin que sea posible evadirse y dejar de afrontarlo. 

2. En los primeros instantes se creará una situación confusa, de desconcierto, aunque no violenta.

3. En esos momentos el despertar ya se habrá dado plenamente en algunas personas, y parcialmente en otras. En el resto se dará en un grado adecuado y suficiente para poder responder a la emergencia que la vida nos presenta. En las semanas posteriores a ese suceso todos seremos plenamente conscientes de nuestras cualidades internas.

Leer mas

MOMENTO DE CAMBIO: “EL DESPERTAR DE LA HUMANIDAD” (2 DE 3)


El despertar de la humanidad significa que cada ser humano se hace consciente de los dones que posee en su alma, fruto de las experiencias vividas en su proceso evolutivo. A partir de ese momento, ya muy cercano en el tiempo, cada uno de nosotros responderemos a las situaciones que la vida nos presente desde un nivel de conciencia superior, aunque distinta para cada persona.

Con un grado de conciencia más elevado, podremos afrontar el extraordinario reto que significa crear una sociedad diferente a la actual. La mayoría de los valores que ahora son la base de nuestras relaciones desaparecerán rápidamente. Serán sustituidos por cualidades que originen armonía y colaboración entre nosotros, y un profundo respeto al planeta que nos acoge y al resto de especies con las que lo compartimos.

¿HAY ARGUMENTOS QUE ANUNCIEN ESE DESPERTAR?

Encierra una gran dificultad expresar con palabras aquellos fundamentos que están más allá de la razón. En el estado de vibración superior en el que nos vamos a encontrar tras el despertar, la verdad se manifiesta sin necesidad de que sea razonada: se percibe, se sabe, se siente, es. No obstante, veamos algunas consideraciones que apoyan la afirmación de que este salto humano está cerca.

ACTITUD AL ESCUCHAR

Desde nuestros orígenes, cuando alguien investido de autoridad hablaba a un grupo  de personas, estas pensaban: “Él sabe, y yo no sé. Lo que él dice es Leer mas

MOMENTO DE CAMBIO: “AUMENTO DEL NIVEL DE CONCIENCIA” (1 DE 3)

Los seres humanos llevamos varios miles de años de proceso evolutivo y aún no hemos lograr la unidad entre nosotros. El sentimiento de separación y los conflictos con los demás todavía permanecen en la sociedad como algo normal. 

A lo largo de la nuestra existencia vivimos multitud de experiencias. Para la personalidad son la base del aprendizaje en el plano de la materia, en tanto que para el alma, nuestra dimensión interna, son la fuente de sabiduría que precisa para incrementar su nivel de conciencia.

Esa sabiduría que custodia el alma es más o menos elevada según la persona y permanece latente, como dormida, sin que podamos utilizarla. Llegado el momento despierta y se hace consciente, lo que nos permite responder desde un estado de mayor excelencia a las situaciones que la vida nos presenta, creando así un modo de convivencia más perfecto.

Un ejemplo nos puede ayudar a ver esta idea con mayor claridad. Si una persona que dispone de pocos recursos económicos ignora que tiene en el banco una cuenta con una elevada cantidad de dinero, vivirá con penuria. El día en el que conozca que posee un capital del que puede disponer a voluntad vivirá en la abundancia.

Algo análogo nos sucede a nosotros. Aunque no somos conscientes de  Leer mas

SOMOS CREADORES


Esta singular situación que vive la humanidad no ha parado el mundo, aunque sí lo ha ralentizado. Es como un terremoto que ha creado desorden y confusión en nuestro modo de vida. En estos momentos, finalizando el año 2020, el mayor anhelo de gran parte de la sociedad es poder regresar a la normalidad anterior.

La disminución del ritmo de vida nos proporciona una buena ocasión para reflexionar sobre las características de la sociedad en la que vivimos:

– En muy pocos años hemos logrado un desarrollo tecnológico que nos permite viajar a cualquier lugar en muy pocas horas, aunque la tierra y los mares que vemos al mirar por la ventanilla del avión parece que nos gritan ¡socorro…!

– Disponemos de sistemas muy eficaces para estar informados y comunicarnos, como son internet, la televisión, el teléfono o las redes sociales, pero nunca en toda la historia ha sido tan difícil conocer la verdad como lo es ahora.

– Somos capaces de producir una gran cantidad de alimentos, al tiempo que hay personas que mueren de hambre.

– ¿Qué mundo vamos a dejar a las siguientes generaciones? Leer mas

SEMILLA DIVINA

La mayoría de las personas viven sintiéndose limitadas. Piensan que la salud o alguna característica de su cuerpo físico es el obstáculo principal para lograr la felicidad; otras se sienten condicionadas por su economía, por su falta de estudios o por los rasgos de su carácter. Podemos imaginar multitud de limitaciones. Asimismo, hay una que es universal y nos afecta a todos: creer que lo que somos va a desaparecer al finalizar nuestra vida.

A menudo desconocemos, o rechazamos, la sabiduría que los maestros y sabios nos han legado: “En el interior de cada ser humano hay una semilla divina que tiene la misma naturaleza que la propia Creación”. Si nos permitimos pensar, aunque solo sea durante un instante, que la Creación es permanente e inmensa, incluso infinita, de algún modo esa plenitud está en nosotros.

Estos seres sabios añaden que el único propósito que tiene la vida en la Tierra es lograr que nuestra semilla interna brote y manifieste los dones y cualidades que alberga en su vientre: paz,  unidad, sabiduría, felicidad… totalidad. ¡Qué paradoja! Nos sentimos coartados y en realidad disfrutamos de una capacidad inmensa. Leer mas