REACCIÓN INCONSCIENTE / RESPUESTA CONSCIENTE

La Vida nos presenta estímulos que nos ayudan a avanzar en nuestro proceso evolutivo. Sin pedirnos permiso, cada día aparecen en nuestras vidas factores que se oponen a los planes trazados. Se puede pensar entonces que no somos libres, aunque sí lo somos, pues tenemos la capacidad de elegir qué respuesta dar a esa circunstancia que nos afecta.

Podemos responder de tres modos diferentes a cualquier situación que la vida nos presente: mediante una reacción; a través de una respuesta consciente; o por medio de una respuesta genuina. 

1º) REACCIÓN: ante un estímulo (noticia, situación, hecho…), reaccionamos igual que si fuésemos una máquina programada: siempre el mismo tipo de reacción frente a estímulos similares. La reacción procede de nuestra personalidad, y es siempre un comportamiento automático e inconsciente.

Ejemplos de reacciones:

a) Cuando la Vida presenta un obstáculo que nos impide realizar los planes previstos, la queja surge en nosotros de manera inmediata. No nos permitimos evaluar si ese obstáculo nos trae alguna ventaja o bondad.

b) Si esperamos que un amigo nos haga un favor y nos dice que no va a poder realizarlo, nuestra reacción es de frustración, sin tener en cuenta las razones por las que no puede complacernos.

c) Podemos estar viendo la televisión y al escuchar una noticia con la que no estamos de acuerdo, de modo automático surge en nosotros el rechazo, antes incluso de que el presentador acabe de exponer toda la información.

En nuestros primeros tiempos como humanos lo esencial era sobrevivir, y para ello había que reaccionar rápidamente. Muchos de los estímulos del entorno podían ser peligrosos o competidores, y a otros más no era posible comprenderlos. La reacción estaba entonces justificada y era necesaria en multitud de ocasiones.

También ahora hay determinados supuestos en los que procede la reacción, como las situaciones de peligro, cuando disponemos de muy poco tiempo, si alguien precisa ayuda de modo urgente…, pero estos casos que justifican una reacción instintiva son cada vez más raros.

Estamos iniciando una etapa de nuestro proceso evolutivo en la que intuimos que lo que nos sucede tiene siempre un propósito para nuestro desarrollo, una ayuda para crecer en Conciencia. En tanto sigamos reaccionando a lo que la Vida nos presenta, no podremos conectar con ese propósito, y nuestro nivel de Conciencia permanecerá estancado. Para crecer en Conciencia precisamos de respuestas conscientes.

 2º) RESPUESTA CONSCIENTE: frente a un hecho o situación que nos afecta permanecemos conscientes y damos la mejor respuesta posible. Nos tomamos un tiempo para analizar cómo responder a ese estímulo concreto.

Contrariamente a la reacción, que es inconsciente, la respuesta es siempre consciente. Así como en la reacción estamos a merced de las circunstancias, en la respuesta somos observadores, no nos dejamos atrapar por la situación y por lo tanto mantenemos nuestro poder.

En la mayor parte de los casos, la respuesta consciente supone un nivel de eficacia superior a la reacción automática, pues en general no es lo mejor ni lo que más nos ayuda que sea nuestra parte instintiva, visceral, la que responda.

La reacción es lo normal para muchos de nosotros, en tanto que la respuesta es algo raro, una excepción.

En la reacción puede haber juicio, crítica, rechazo…, y de este modo añadiríamos más tensión a la situación. Con la respuesta consciente aportamos lo mejor a esa circunstancia que vivimos.

En los tres ejemplos del apartado anterior, si en vez de reaccionar queremos responder conscientemente, podemos hacerlo llevando nuestra atención a la respiración para crearnos un estado de calma que nos permita evaluar la situación y darle una respuesta consciente. Hasta que no llevemos un tiempo de práctica, la reacción seguirá surgiendo de manera automática, pero si perseveramos en nuestros esfuerzos podremos crear el espacio necesario para la respuesta consciente.

3º) RESPUESTA GENUINA: es la respuesta que surge de nuestro Ser Interno. Para poder darla en una situación que la Vida nos presenta, es del todo necesario que antes de la respuesta conectemos con nuestro Ser Interno.

Ya entendemos que la respuesta genuina será más perfecta cuanto mayor sea la conexión con nuestro Ser Interno. Aunque esa conexión es una potencialidad en cada uno de nosotros, muchos aún no somos conscientes de ella, y tendremos que buscar el modo de activarla. (En un próximo artículo abordaremos este tema, viendo modos prácticos de incrementar nuestra conexión interior).

En los casos de situaciones o experiencias difíciles, sólo en conexión con nuestro Ser Interno podemos encontrar la sabiduría y la fuerza que necesitamos para que nuestra respuesta sea la mejor y más perfecta. De este modo, esa respuesta tendrá un mayor nivel de armonía, respeto, verdad, unidad…, y Amor.

 

 

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

3 comentariosDejar un comentario

  • Gracias por el articulo….llego desde el universo, para entregarmelo un dia como hoy….que he actuado en una situacion de varios dias en la que mantube la calma, hoy extallo en una reaccion inconsciente….
    A si que muchisimas gracias desde lo mas profundo de mi ser…GRACIAS POR ESTE BELLO Y SABIO REGALO!!!!!!!!!!
    UN ABRAZO DE AMOR INCONDICIONAL…
    Luna

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *

A %d blogueros les gusta esto: