¿QUIÉN SOY?

Si cada día al levantarme llamo a la sonrisa y a la alegría,

¿por qué junto a ellas me visitan la pena y la tristeza?

Y me acepto y me amo.

 

Si mi deseo es ser amable y pacífico,

¿por qué visto de armadura y tengo una espada en la mano?

Y me acepto y me amo.

 

Si me muestro confiado y seguro,

¿por qué luchan con fiereza en mi interior desánimo e impotencia?

Y me acepto y me amo.

 

Si quiero ser libre y volar,

¿por qué me coloco grilletes en las manos y en los pies?

Y me acepto y me amo.

 

Si yo deseo ser paciente, tranquilo y sereno,

¿quién es ese que desde mi garganta grita y ofende?

Y me acepto y me amo.

 

Me reconozco intrépido y seguro, y también temeroso y vulnerable;

sencillo y libre, al tiempo que orgulloso y limitado.

Soy el hogar de la calma y el gozo, y doy cobijo a la ira y la congoja.

En todo ello me reconozco.

Y me acepto y me amo.

 

Soy todo eso, y mucho más.

Cuando en la Naturaleza escucho el ulular del viento entre

las hojas de los árboles,

el canto melodioso del jilguero o el sonido del silencio,

oigo también un suave susurro en mi corazón:

es Dios que me habla y me dice que me ama.

Entonces, en ese sagrado momento, ya sé lo que soy, ¡yo soy Todo!

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

2 comentariosDejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *