CONVERSACIÓN CONMIGO MISMO DENTRO DE SIETE AÑOS

—Bienvenido Juanjo; me alegra verte —me saludó con una cordial sonrisa. Con un gesto de su brazo me propuso entrar en la casa. Atravesando un pasillo llegamos a una estancia amplia, espartana. Junto a una de las ventanas que daban al jardín había una mesa de camilla y dos sillones. Tocando el respaldo de uno de ellos me dijo:

—Siéntate aquí en tanto preparo una infusión de salvia con granos de anís, fuerte y en taza grande como nos gusta; vuelvo enseguida y conversamos.

Permanecí de pie junto a la ventana entreabierta. Absorto en mis pensamientos no pude apreciar la belleza de las dalias y azucenas, ni percibir el agradable olor que desprendía el espliego en el cenit de su floración; tampoco reparé en la araucaria gigante que desde su majestuosa altura guardaba el jardín.

Al poco retornó portando una bandeja con una tetera y dos tazas altas de boca ancha. Dejó la bandeja sobre la mesa y se sentó en el otro sillón frente a mi. Sus movimientos espontáneos y su sonrisa natural mostraban que su alma estaba en sintonía con la Vida. Leer mas

LA ACEPTACION DE LA VIDA COMO CAMINO ESPIRITUAL

Los seres humanos decidimos nacer en la Tierra con el único propósito de aprender lo que es auténtico ahora y siempre: hemos venido a conocer la Verdad. En esta labor nosotros somos los discípulos, la Vida es el maestro, y las lecciones que tenemos que aprender surgen de las experiencias que vivimos.

El grado de dificultad de una experiencia depende de dos factores:

El primero es la clase de circunstancia que hemos de vivir. La Vida, sin consultarnos, va presentando las distintas situaciones que nos ayudan a aprender. Algunas lecciones son fáciles en tanto que otras son difíciles, e incluso muy difíciles.

Nuestra capacidad de influir sobre este factor es nula. La Vida, en su inmenso Amor, se adjudica una tarea que no estamos preparados para asumir: ¿Acaso estaríamos dispuestos a afrontar de modo voluntario una prueba dificultosa cómo una grave Leer mas

AMOR INCONDICIONAL, INDIOS HOPI

Eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio.                    

No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.

No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.

No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única. Leer mas

“VER CADA SITUACIÓN COMO ES”

Lo más importante que tienes que sanar en ti es aprender a ver cada situación como es, sin etiquetarla falsamente. No intentes disimularla, quitarle aspereza, desvirtuarla…  para con ello sentirte más seguro. Ese proceder no te da seguridad.

Al contrario, la confianza la consigues al mirar de frente la experiencia, lo que te sucede a ti o a otros, para así verla en sus justos términos, tal como es. En esa realidad se mueve una energía, y tú tomas conciencia de cual es, de modo aséptico, sin involucrarte, sin que te condicione ni afecte. Es y está ahí. La miras, la reconoces y permites que sea.

Esta conducta es justamente la que te sana, no el falsear lo que ves, pues entonces te estarías protegiendo y no podrías acceder a tu sensibilidad que es imprescindible para el desarrollo de tu tarea de vida. Leer mas

“A TI, DE QUIEN ME SIENTO SEPARADO”

Salgo a pasear por mi ciudad y te veo. Tienes muchos rostros, diversas edades, vistes diferentes atuendos. Te siento separado de mí. Tú estás allá, y yo estoy aquí. Tú piensas, y tus pensamientos me son ajenos. Tú sientes, y yo desconozco cuál es tu sentir.

Aunque estemos abrazados, percibo una distancia entre los dos. Tu corazón y el mío no laten al unísono, señal de que somos dos seres separados. Esta es una prueba definitiva. Lo tengo claro: tú eres un Ser distinto de mí.

Sin embargo, esto que mi mente tiene por cierto se tambalea cuando escucho lo que trasmiten desde la antigüedad los hombres Sabios, los Santos y Maestros. Esas personas que al mirarlas percibes que son felices, que nada precisan, que sus palabras brotan de un corazón lleno de Sabiduría y Amor. Dicen que tú y yo somos uno; que tu esencia y la mía es la misma; que Dios está en ti, y que ese mismo Dios está en mí.

Leer mas

CONQUISTAR NUEVOS TERRITORIOS

De modo inesperado puedes experimentar una emoción que te altera y hace que sientas inquietud, desesperanza, temor… Tal vez brota en ti cuando ves una escena en la televisión, al escuchar una noticia, al recordar un hecho del pasado, y también sin una causa concreta que puedas identificar.

Esa emoción que te desequilibra trae un mensaje y requiere tu atención. No la rechaces y dale la bienvenida al hogar, tu cuerpo. Obsérvala, dedícale tiempo, mírala, acógela, abrázala incluso, pero no para que se vaya y sentirte mejor. No permitas que tu pretensión de que desaparezca —y así dejar de sufrir— se imponga al deseo de acogerla, aceptarla, amarla.

Si la arrojas fuera de ti, ¿cómo va a poder darte el mensaje? En silencio, sin palabras, sin pensamientos, obsérvala. La Vida, en su inmenso Amor y Sabiduría, te envía un Maestro que trae un misión, una buena nueva, algo que necesitas. Atiéndele.

Tal vez el recado no te lo de hoy, pero no importa. Mañana, o cuando sea que vuelva a Leer mas

ENTREVISTA al Dr. Jorge Iván Carvajal Posada

¿Qué es la enfermedad?

Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?

El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende…En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.

La salud y las emociones

¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?

Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de la conciencia emocional. Las enfermedades, muchas veces, proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. El temor, que es ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el Leer mas

LA ÉTICA

Vestía larga túnica blanca que anudaba con un cinto de lino. Semejaba una de las estatuas de mármol situadas en el ágora del templo de Hades, camino de la escuela. Anduvo hasta el centro del escenario y se plantó, inmóvil, solemne. Sin preámbulo, su discurso tuvo vida:

—La ética es la expresión de las cualidades del alma en la vida diaria. Un mortal sólo puede manifestar el fundamento que anida en su interior. No esperéis nunca que un hombre traicione lo que es. ¿Acaso puede un pájaro renunciar a volar, o una madre negarle el pecho a su hijo?

Sócrates calló. Habían pasado 17 años desde su último discurso. En aquel tiempo yo era un niño y no pude escucharle, pero hoy los dioses me habían bendecido. De manera Leer mas

EL JAZMINERO

Cuando yo nací, una calurosa tarde de Julio de hace ya bastantes años, él ya era adulto. Crecí alimentado por los cálidos pechos de mi madre y por su dulce aroma. De niño, en verano, le miraba a través de la ventana abierta de mi cuarto. Hipnotizado por los arabescos de su sombra en la pared y por su penetrante olor, me sorprendía el sueño.

Al llegar el frío, él también dormía. Tal vez por eso el invierno es para mí un espacio de soledad y melancolía, al tiempo que de esperanza ante el retorno del amigo amado.

Su porte era alto y frondoso, el mayor que nunca vi. Llenaba todo el muro del patio, al fondo del jardín. Su estatus era de privilegio: en aquella corte de belleza multicolor, él era el rey. Al despertar, en primavera, su estampa eclipsaba al resto de plantas y arbustos.

De niño arrancaba sus flores y las trituraba entre mis manos para liberar el aroma cautivo. Con el paso de los años, como sucede con el amigo al que se ama, comencé a Leer mas

DOLOR, SUFRIMIENTO… CONCIENCIA

Vemos el significando de estos tres conceptos y como nos afectan a los seres humanos:

I.- Sentir dolor es algo natural en el planeta Tierra. El dolor lo experimentan las personas y los animales, parece ser que también el mundo vegetal, y quizás hasta la propia Tierra. Todos conocemos la misión que desempeña el dolor: es un medio de alerta que nos indica que hay algo que no funciona bien en nuestro cuerpo. Una vez que el dolor nos da la alarma ya ha cumplido su cometido. Entonces es el momento de buscar el modo de liberarnos de él.

II.- Aunque no nos guste ni lo deseemos, podemos aceptar que el dolor está a nuestro servicio, como fiel vigilante que nos avisa de una emergencia. Otra cosa bien distinta es el sufrimiento. Así como el dolor es una señal que presenta el cuerpo, el sufrimiento es un mensaje que emite el Alma. ¿Tiene alguna utilidad? Sí, pues la Vida no crea nada superfluo o sin sentido. Mediante el sufrimiento nuestra Alma nos avisa que una Leer mas