CAMINANDO HACIA EL AMOR

El Amor es un camino terrestre hacia el otro lado, el supremo, el verdadero. Sin Amor, apenas somos nada, sólo un cuerpo denso experimentando situaciones poco claras y sin sentimientos puros y auténticos.

Existe un punto de inflexión a lo largo de las múltiples encarnaciones, y entonces se abre un pequeño espacio en nuestra coraza colocada en existencias anteriores para protegernos. Cuando el rayo de luz la penetra por primera vez: ¡¡Guau!!

Es como si un terremoto sacude los cimientos que durante tanto tiempo fueron construidos. Y observamos que esa casa es demasiado oscura, triste, violenta, sin sentimientos… y comienza a agrietarse, permitiendo al mismo tiempo que algo de luz la inunde.

Ante esta reciente experiencia, las neuronas comienzan un baile distinto. Danzan para reorganizarse y crear paradigmas pioneros en la mente de quien acaba de vivir el Leer mas

SUEÑOS DE ABUNDANCIA CÓSMICA

El cosmos es pura abundancia de bienes y servicios de los que todos los humanos podemos beneficiarnos. Propongo un modo de hacer realidad nuestros sueños.

Pongamos un ejemplo: un amigo tiene el sueño de conocer al Dalai Lama. Es algo que desea desde hace muchos años. Un buen día, este va a venir cerca de donde vive nuestro amigo, pero él no tiene medios económicos para viajar y poder asistir. Nos relata la posibilidad que se le presenta y se siente un poco frustrado por no poder cumplir su deseo.

Le escuchamos con atención. Nos informamos del evento, de lo que cuesta el viaje, la estancia… Nos damos cuenta que podemos hacer realidad su sueño y se lo planteamos de una forma totalmente privada.

Le decimos: tú tienes un sueño especial, y deseo ayudarte mediante lo que yo llamo “SUEÑOS DE ABUNDANCIA CÓSMICA”. Te describo en qué consisten: imagina que Leer mas

DESARROLLAR LA PERFECCIÓN QUE SOMOS

En la República de Florencia, a comienzos del s. XVI, sus gobernantes pretendían crear una escultura monumental de David —el pastor que con su honda mató a Goliat—, con la finalidad de que fuese un símbolo de poder frente a los Estados vecinos. Para este propósito se encargó un gran bloque de mármol blanco de Carrara (denominado “el gigante”) y se encomendó el trabajo de tallar la piedra a varios escultores, aunque ninguno de ellos fue capaz. Finalmente, la tarea se le confió a Miguel Ángel, que creó la hermosa estatua de David que conocemos.

Actualmente la escultura se encuentra expuesta en la Galería de la Academia de Florencia. Hasta el año 1910 estuvo ubicada en la Plaza de la Señora; desde entonces en su lugar se erige una copia de la obra a tamaño real realizada también en mármol.

¿Era acaso Miguel Ángel un escultor más diestro y hábil que aquellos que no lograron tallar el mármol? Es probable, aunque eso no lo podemos asegurar. Pero sí sabemos que Miguel Ángel poseía un don: antes de comenzar a esculpir, él ya veía dentro del gran bloque de mármol la estatua de David perfectamente acabada, con toda clase de detalles. Su labor consistía entonces en desbastar el bloque quitándole los trozos de mármol que cubrían la bella figura que permanecía cautiva en su vientre.

Nuestra tarea es semejante a la que realizó Miguel Ángel, aunque no en un bloque de mármol, sino cada uno consigo mismo. En nuestro interior ya somos completos, de modo que nada podemos añadir que nos haga más perfectos. Poseemos, y en grado sumo, todos los atributos de la Creación: paz, sentimiento de unidad, alegría, capacidad de acogida, sabiduría, compasión… Amor. Y la única razón por la que estamos aquí en la Tierra es para desarrollar y expresar esa plenitud que permanece oculta dentro de nosotros, al igual que la estatua de David lo estaba en el bloque de mármol.

¿Y cómo se consigue sacar a la luz y compartir con los demás la belleza que somos?… Viviendo desde ya como si esa perfección estuviese manifiesta. Así, al expresarla, al vivirla, al compartirla, es cuando se hace real. Leer mas

PENSAMIENTOS POSITIVOS

La búsqueda de la felicidad es el objetivo principal de nuestra vida. La sociedad en la que vivimos nos ayuda a lograr una cierta cultura, conseguir trabajo, manejar las nuevas tecnologías…, pero no nos enseña cómo buscar la felicidad. Entendemos que si yo deseo ser feliz, lo primero que tendré que saber es quién soy, saber quién es este que quiere se feliz.

Verdaderamente me conozco a mi mismo…?

¿Cómo es que yo, que quiero ser feliz, me pongo nervioso ante otras personas, o siento miedo de algunas de las circunstancias que la vida me presenta…?

¿Por qué a menudo me siento herido por lo que dicen o hacen los demás…?

¿Por qué en ocasiones me visitan la envidia, la tristeza, el pesimismo o la ira, y acampan en mi pecho sin que yo les haya invitado…?

¿Cómo es que, sigilosos como ladrones en la noche, aparecen pensamientos que se apoderan de mi mente y me dicen que no soy capaz y que no valgo, sin que logre vencerlos y arrojarlos fuera de mí…?

¿Podré ser feliz con esos desconocidos viviendo en mi interior…?

Si queremos ser felices, el trabajo básico ha de ser con los pensamientos, pues ellos son los mensajeros que nos anuncian lo que hay en nuestro interior. Leer mas

LA MUERTE: EL ÚLTIMO Y MÁS BELLO MOMENTO DE LA VIDA

971587_414451918663253_218225008_n3

En el poema épico indio el Mahabharata se le pregunta al sabio Yudhisthira: “De todos los hechos de la vida, ¿cuál es el más sorprendente?” Yudhisthira responde: “Que un hombre, viendo como los otros mueren a su alrededor, nunca piense que él va a morir”.

Hay momentos especiales, de gran belleza, que marcan nuestras vidas:

–       Para una mamá ese momento cumbre llega cuando, tras el parto, la enfermera coloca al pequeño en sus brazos. Ella le aprieta dulcemente contra su pecho sintiendo que ese acto compensa sobradamente aquellos largos meses de molestias e incertidumbre.

–       La persona enamorada vivirá ese esplendor cuando es aceptada y siente que le espera una vida de felicidad junto al ser que ama.

–       Para un escritor puede ser ese día en el que, tras años de dudas y esfuerzos, consigue ver publicado el libro que con tanta ilusión ha escrito y rehecho mil veces.

Y de otros muchos modos la Vida nos presenta esos hechos importantes. Pero entre Leer mas

ME HABLA EL ÁRBOL DE CUENCA

Hace unos años mi mujer y yo pasamos unos días de vacaciones en la Ciudad Encantada, en Cuenca. En el viaje de regreso a casa nos desviamos de la carretera general y circulamos unos kilómetros por un camino de tierra que marchaba paralelo a un riachuelo. Así es como llegamos a un lugar solitario y mágico. Todo el terreno que veíamos entre el riachuelo y unas montañas allá a lo lejos estaba sembrado de cebada, ya próxima a ser cosechada.

En el centro de una gran parcela, rodeado por el cereal, destacaba un solitario y hermoso árbol: inmediatamente sentí su llamada, pero no pude encontrar una senda por la que acercarme a él. Le hablé desde la distancia, y antes de marcharnos mi mujer le hizo una foto que, ampliada, está en la pared frente a mi mesa de trabajo. A menudo le miro y le sonrío… Hoy me ha hablado:

«Sí, te recuerdo… ¿Cómo voy a olvidarte? Te vi buscando una senda para cruzar el sembrado que me rodeaba y poder acercarte para abrazarme y conversar… No pudo ser, fuiste respetuoso y no quisiste pisar las espigas. Te envié la señal de que te amaba, y tú Alma me respondió.

Leer mas

CONVERSACIÓN CONMIGO MISMO DENTRO DE SIETE AÑOS

—Bienvenido Juanjo; me alegra verte —me saludó con una cordial sonrisa. Con un gesto de su brazo me propuso entrar en la casa. Atravesando un pasillo llegamos a una estancia amplia, espartana. Junto a una de las ventanas que daban al jardín había una mesa de camilla y dos sillones. Tocando el respaldo de uno de ellos me dijo:

—Siéntate aquí en tanto preparo una infusión de salvia con granos de anís, fuerte y en taza grande como nos gusta; vuelvo enseguida y conversamos.

Permanecí de pie junto a la ventana entreabierta. Absorto en mis pensamientos no pude apreciar la belleza de las dalias y azucenas, ni percibir el agradable olor que desprendía el espliego en el cenit de su floración; tampoco reparé en la araucaria gigante que desde su majestuosa altura guardaba el jardín.

Al poco retornó portando una bandeja con una tetera y dos tazas altas de boca ancha. Dejó la bandeja sobre la mesa y se sentó en el otro sillón frente a mi. Sus movimientos espontáneos y su sonrisa natural mostraban que su alma estaba en sintonía con la Vida. Leer mas

LA ACEPTACION DE LA VIDA COMO CAMINO ESPIRITUAL

Los seres humanos decidimos nacer en la Tierra con el único propósito de aprender lo que es auténtico ahora y siempre: hemos venido a conocer la Verdad. En esta labor nosotros somos los discípulos, la Vida es el maestro, y las lecciones que tenemos que aprender surgen de las experiencias que vivimos.

El grado de dificultad de una experiencia depende de dos factores:

El primero es la clase de circunstancia que hemos de vivir. La Vida, sin consultarnos, va presentando las distintas situaciones que nos ayudan a aprender. Algunas lecciones son fáciles en tanto que otras son difíciles, e incluso muy difíciles.

Nuestra capacidad de influir sobre este factor es nula. La Vida, en su inmenso Amor, se adjudica una tarea que no estamos preparados para asumir: ¿Acaso estaríamos dispuestos a afrontar de modo voluntario una prueba dificultosa cómo una grave Leer mas

AMOR INCONDICIONAL, INDIOS HOPI

Eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio.                    

No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.

No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.

No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única. Leer mas

“VER CADA SITUACIÓN COMO ES”

Lo más importante que tienes que sanar en ti es aprender a ver cada situación como es, sin etiquetarla falsamente. No intentes disimularla, quitarle aspereza, desvirtuarla…  para con ello sentirte más seguro. Ese proceder no te da seguridad.

Al contrario, la confianza la consigues al mirar de frente la experiencia, lo que te sucede a ti o a otros, para así verla en sus justos términos, tal como es. En esa realidad se mueve una energía, y tú tomas conciencia de cual es, de modo aséptico, sin involucrarte, sin que te condicione ni afecte. Es y está ahí. La miras, la reconoces y permites que sea.

Esta conducta es justamente la que te sana, no el falsear lo que ves, pues entonces te estarías protegiendo y no podrías acceder a tu sensibilidad que es imprescindible para el desarrollo de tu tarea de vida. Leer mas