ATRÉVETE CON LOS DETALLES DE LA VIDA

El Amor de Dios y el Amor que tú eres es el mismo y único Amor. ¿Acaso un artista no dota a su obra con la máxima belleza de la que es capaz? ¿Se puede concebir que una madre entrañable no entregue todo su amor a su pequeño? Y, ¿no es acaso Dios el artesano más sublime y la madre más amorosa?…

Dios te ha creado con sus mismas cualidades, y por ello tu tarea aquí en la Tierra no es la de hacerte más perfecto —recuerda que no puedes mejorar la obra de Dios—, sino la de desprenderte de todo aquello que impida la manifestación del Amor y la Luz que eres. Aunque ahora permanezcan cautivos, ya son en ti.

Dios te ha otorgado la capacidad de que seas tú y no Él quien decida el momento de liberarlos. Es un gesto de infinito respeto hacia ti que la mente humana aún no está preparada para comprender. Tu confianza en la Vida es la única llave que abre la estancia en la que se hallan tu Amor y tu Luz, aunque ten presente que solo puedes confiar en la Vida cuando lo haces en Dios.

Es posible que ante una circunstancia que no te guste o que no entiendas surjan registros que te produzcan temor, bloqueo, deseo de huir o de mirar para otro lado… Si estos impulsos aún se presentan, tendrás que liberarte de ellos, pues ¿cómo podrás mostrar tu Luz, la misma Luz de Dios, si huyes o sientes temor?

Por ello, lo primordial que ahora tienes que sanar es percibir cada situación como es, sin etiquetarla falsamente. No intentes taparla, desvirtuarla o quitarle asperezas para así sentirte más seguro. Ese proceder no te da seguridad.

Al contrario, la confianza se obtiene al mirar de frente la experiencia —lo que te ocurre a ti o a otros— y verla en sus justos términos. En esa realidad se muestra una energía, y tú tomas conciencia de cual es, sin involucrarte, sin que te condicione o afecte. Es y está ahí. La miras tal como es y permites que se exprese.

Este proceder es justamente el que te sana, no el desfigurar lo que sucede, pues entonces te estarías protegiendo y no podrías acceder a la confianza en tu Ser, que es imprescindible para tu propósito de vida.

1409756913_846083_1409763552_album_normalNo te escapes

Aprende en cada oportunidad

Atrévete con los detalles de la vida

Busca a Dios en el momento

DA LA RESPUESTA MÁS ADECUADA A CADA SITUACIÓN

Recuerda: si mientras trabajas de este modo el temor aún aparece en tu vida, acéptalo, pues eso es lo más elevado.

Desde el Universo escucharás: ¡Gracias!

Y recuerda también que tras la noche surge el amanecer, y entonces tu Luz iluminará tu vida y las nuestras. Gracias por tus esfuerzos. Te amo.

 

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

4 comentariosDejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *