LA CHEPOSITA (UNA MUJER ÚNICA)

En mi ciudad hay un parque con dos hileras de árboles de gran porte —ficus de más de 200 años de edad— y casi todos los días paseo entre ellos, caminando varias veces de un extremo al otro. Ese deambular sintiendo la belleza del lugar, y por qué no decirlo, hablando con los árboles o sentándome un rato en un banco a ver pasar a la gente, me llena de paz y sosiego.

Hace unos años, en mi caminar de la mañana, ya cerca del mediodía, me crucé con dos mujeres que marchaban juntas. Una de ellas tendría entre 30 y 50 años (me es difícil precisar más su edad), en tanto que la otra era bastante más joven. La mujer mayor, delgada y de muy corta estatura, lucía una melena abundante de color negro intenso. No era una persona enana si no que tenía la columna aplastada, como si sus vértebras estuviesen incrustadas unas dentro de las otras. Sin apenas cuello ni pecho, daba la impresión de que su cabeza nacía directamente del abdomen. Era una de las personas más singulares que había visto en mi vida.

Yo la miraba de soslayo, con la mayor discreción para no incomodarla al saberse observada. Llegó un momento en el que apenas me separaban unos pocos metros de ella y su acompañante, y nuestras miradas se cruzaron. Ese contacto visual duró apenas una fracción de segundo, pero la huella que dejó en mí aún perdura. Continué paseando en dirección al extremo sur del parque aunque acelerando un poco los pasos con la secreta ilusión de poder verla otra vez al darme la vuelta, pero cuando me giré ella y su amiga ya habían desaparecido por el otro extremo de la arboleda en dirección a la playa.

Durante ese efímero contacto visual percibí su voz en mi interior: “Yo decidí encarnar en este cuerpo físico  para que las personas que me vean puedan sentir como el amor de Dios se expresa en todos los seres, más allá de su presencia externa. Sé que mi figura llama la atención por donde paso; te doy las gracias por tu prudencia al mirarme. ¿Sabes por qué le pedí al Padre nacer con este cuerpo? Conocía que un día, hoy, coincidirían nuestras vidas, y aunque solo es un fugaz contacto me llevo en el corazón tu respeto y tu amor. Cuenta a todo el que quiera escucharte que Dios habita en todos los seres, no importa su apariencia física. Adiós, amigo”.

¿Oí realmente esa voz en mi interior? Estoy convencido de que sí, pero tampoco importa mucho si me la imaginé, porque ese breve encuentro sembró en mi alma una semilla de respeto y admiración hacia tantas y tantas personas que deciden vivir experiencias que enriquecen y completan a la gran familia humana. Gracias, amiga cheposita, hasta siempre. Te amo.

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: