EL SER HUMANO: CAMINANDO HACIA EL CAMBIO

¿Cómo estamos los seres humanos ahora, a finales del 2011? ¿Podemos hacer algo para mejorar?

Comenzamos aquí en la Tierra hace ya mucho tiempo como seres primitivos, y desde entonces hemos aprendido a hacer muchas cosas, algunas de ellas muy bien:

= Producimos abundantes alimentos…

= Nos comunicamos con una tecnología muy eficaz: móviles, ordenadores, televisión…

= Para ir de un sitio a otro tenemos medios más veloces y confortables que los de antes, cuando los desplazamientos se hacían a pie o a lomos de un animal. Ahora disponemos de coches, trenes, aviones…

= Nuestros hogares son cada vez más confortables, etc.…

Sin embargo hay aspectos muy importantes, algunos verdaderamente esenciales, que hemos descuidado:

= No hemos avanzado mucho en cuanto a sentirnos una unidad con los demás seres humanos. ¿Escuchamos desde el corazón al que está preocupado? ¿Abrazamos al que tiene temor? ¿Miramos a los ojos a quien se siente solo y le decimos cuenta conmigo?…

= ¿Cómo estamos en el desarrollo de nuestras cualidades internas?: la compasión, la aceptación del que es diferente, la bondad, la capacidad de perdonar, el ser solidarios…

= ¿Y qué decir del respeto a la propia Tierra, a la atmósfera, a los mares, a los ríos?… Nuestras acciones están cambiando profundamente la Naturaleza. La Tierra es un planeta muy hermoso, ideal para vivir, aprender y evolucionar. Pero como consecuencia de nuestros actos, este lugar que hasta ahora ha sido tan acogedor puede convertirse en hostil, en el cual la vida puede llegar a ser muy difícil e incluso imposible si no cambiamos.

Consideramos a las distintas especies que viven con nosotros en la Tierra, vegetales y animales, como mercancías para ser utilizadas en nuestro beneficio. ¿Conocéis como son muchas de las granjas industriales? ¿Algunos métodos de pesca? ¿El ritmo al que talamos árboles y destruimos masa forestal? ¿Los vertidos que arrojamos a los ríos y mares, a la atmósfera?…

Podríamos hablar de las guerras, o de las armas que fabricamos para usarlas los unos contra los otros, o…, pero solo conseguiríamos llenar de datos nuestra cabeza. Es nuestro corazón quien nos puede decir, con total fiabilidad, como estamos. Escuchémosle:

1ª ¿Cómo es posible que aún existan en tantos lugares de la Tierra madres que viven sufriendo porque no disponen de alimentos para dar a sus hijos? ¿Es que no hay suficientes alimentos en la Tierra? ¿Tal vez es que no tenemos modo de llevarlos allí donde son de vital necesidad?…

 

2ª ¿Cómo es que hay tantos millones de hombres y mujeres (la UNESCO habla, sólo en el caso de adultos, de más de 850 millones) que no han tenido la posibilidad, ni aún hoy la tienen, de aprender a leer? ¿Acaso no somos muchas las personas que sí sabemos y podemos enseñarles?…

 

3ª Otra pregunta más. ¿Porqué hay niños, tal vez varios millones, que cada día solo tienen para beber agua contaminada, no potable, que probablemente les producirá secuelas que arrastraran el resto de sus vidas? ¿Beberíamos nosotros uno solo de esos vasos de agua?…

 

4ª También nos iría bien preguntarnos, como hace la Carta de la Tierra en su preámbulo, ¿qué oportunidades van a tener las futuras generaciones? La propia Carta de la Tierra responde: “Estremece pensar el mundo que van a heredar de nosotros.”

Muchos hemos oído hablar del 2012. El 21 de Diciembre del 2012 acaba un ciclo y comienza otro nuevo y muy distinto al actual. En los últimos años se ha hablado y escrito mucho sobre esta fecha, algo ya anunciando desde hace tiempo por varias tradiciones. Ahora no vamos a profundizar en todo esto, pero si alguien duda que estamos en un momento especial y de cambio, basta con que observe con una visión amplia y de modo sereno y lúcido la realidad, lo que está sucediendo en todas las áreas de nuestra vida.

¿Cual es, a grandes rasgos, nuestra realidad actual? Miremos la economía, la explotación de los recursos naturales, nuestras relaciones sociales, las muchas voces que dicen ¡basta ya! a la profunda desigualdad que hay entre los seres humanos y entre los países. Voces que no van a callar y a las que se les unen cada día otras más. Recordemos lo sucedido en los últimos meses en varios países árabes, los movimientos de protesta en ciudades de España, EE UU y en otros muchos lugares. Todo esto va a ir a más. Hay un sentir generalizado de que la sociedad que hemos construido no ha logrado la felicidad del ser humano, ni una equidad en el reparto de bienes, ni en el de oportunidades… Veamos también el cambio de clima, ya real hoy en muchas partes de la Tierra, y que va a ir cada vez más rápido y afectando a más zonas del planeta.

No estoy diciendo nada alarmante ni nada nuevo, pero sólo mirando de frente una situación podremos cambiarla si no la deseamos. Todo lo que he dicho es conocido por la mayoría de nosotros, pero preferimos ir a lo nuestro, mirar para otro lado. Conocemos, pero no queremos saber. Oímos, pero no escuchamos. Miramos, pero no vemos.

Más allá de que miremos para otro lado, el cambio es ya una realidad. La Tierra, un ser vivo y con Conciencia, con una elevada Conciencia, está dando un salto en su proceso evolutivo. Eso va a producir un conflicto: la Tierra que ahora conocemos es muy distinta a la que ya en breve va a ser. Y para vivir en esa nueva Tierra, los seres humanos hemos de vibrar de un modo distinto,  hacer las cosas de un modo muy diferente a como ahora las hacemos, o no será este nuestro hogar para vivir.

Muchos deseamos una sociedad diferente, en la que lo importante sean las personas. En la que todos tengamos cubiertas de un modo digno nuestras necesidades esenciales: vivienda, educación, sanidad, trabajo, etc. En la que no exista la violencia ni el abuso de los más poderosos, una sociedad mejor y más justa. Todavía debemos aspirar a más, a una sociedad en la que todas las personas nos sintamos útiles y valiosas. En ella cada uno podremos aportar aquella cualidad que nos hace únicos, creando una sociedad bella y completa, como hace cada pieza de un puzzle cuando está en su lugar, que embellece y completa el conjunto. Entonces cada pieza se siente bien en su sitio y no desea otro.

     ¿Con todo esto seríamos felices? Sin duda que estaríamos mejor que ahora, pero no seríamos totalmente felices, porque nos faltaría lo esencial. Para ser plenamente felices necesitamos sentir y expresar la Divinidad que en esencia somos. Solo sintiéndonos Amor y expresándolo con cada palabra, cada pensamiento y cada acción podremos ser verdaderamente felices, porque esa es nuestra razón de existir, de ser.

Hay dos causas básicas que nos han llevado a la sociedad actual. Sobre ellas se sustentan otras más, pero las básicas son dos, y es necesario conocerlas para actuar sobre ellas para y poder crear la nueva sociedad. La primera de estas causas es que nosotros nos sentimos separados de los demás, separados los unos de los otros. Y como los otros son algo ajeno a mí, yo me ocupo de mí, o de mí y los míos que es lo mismo.

La segunda causa de que tengamos esta sociedad es que nos identificamos con nuestro cuerpo físico, y al sentirnos cuerpo físico, todo nuestro esfuerzo e interés, toda nuestra vida, gira alrededor de él. Dicho con otras palabras: nosotros, que somos mucho más que nuestro cuerpo físico, estamos al servicio del cuerpo físico. Él es el amo y nosotros sus sirvientes.

Buscar otras causas y veréis como se derivan de estas. Echamos la culpa de cómo están las cosas a los distintos modelos económico, al petróleo, al terrorismo, al Gobierno, a como es la gente, a la educación recibida, a lo que sea. Así solo logramos  perpetuar lo que ya es y no solucionamos nada. Decía Albert Einstein : “No es posible solucionar un problema con el mismo nivel de Conciencia con el que ha sido creado.” Con nuestro actual nivel de Conciencia hemos creado esta sociedad y estos problemas, y solo elevando nuestro nivel de Conciencia, podremos crear la nueva sociedad.

¿Es posible elevar nuestro nivel de Conciencia? ¿Cómo hacerlo? Además de posible es del todo necesario porque, o accedemos a un nivel de Conciencia superior viendo entonces las cosas de un modo distinto, o seguimos dando vueltas en circulo, por más que creamos que tales o cuales medidas son la solución. No es así. Repasemos si no los últimos años, o incluso los últimos siglos. Tras cada guerra o conflicto, se firma la paz con la esperanza de que nunca más se vuelva a repetir, y al cabo de unos años…En cada crisis económica se toman medidas para que la situación se solucione, y al poco tiempo… De igual modo en todo. Son necesarias nuevas soluciones, y para que de verdad sean nuevas han de ser creadas por personas diferentes, por personas con un nivel de Conciencia superior.

     Decíamos que la primera de las causas de que tengamos esta sociedad es que nos sentimos separados los unos de los otros. En general la persona con la que nos relacionamos solo nos interesa en tanto pueda proporcionarnos algo: afecto, compañía, una ganancia económica, que nos sea útil para algún proyecto nuestro, etc. La valoramos en función de lo que nos da o no nos da. Hemos de interesarnos por la otra persona por ella misma, al margen de que nos de o no nos de nada, hasta llegar a sentir que esa otra persona es tan importante como nosotros mismos. Esto es un proceso, no algo instantáneo, pero como este objetivo está en sintonía con la Ley Divina, el resultado final está garantizado.

Algunos modos sencillos y eficaces para lograr esos objetivos son:

a) Todo lo que una persona dice y opina es su verdad en ese momento. Solo estando abiertos y respetando lo que expresa podemos conectar con ella. Eso no significa que siempre le demos la razón. Podremos decirle que no estamos de acuerdo, pero si la hemos escuchado de ese modo respetuoso, al decirle “no estoy de acuerdo”, o “yo pienso de modo diferente”, nuestra respuesta llevará una vibración de respeto. Lo que de verdad le llega a una persona no son solo las palabras si no el respeto que hay en ellas.

b) El que seamos auténticos, además de ser muy valioso para nosotros mismos, hace que nuestra relación con los demás sea mejor y más profunda. El respeto a la verdad, la honestidad y la integridad han de ser pilares básicos en nuestra vida y en nuestras relaciones. No importa las consecuencias que de ello se deriven para nosotros.

c) Hemos de habituarnos a expresar de palabra y con gestos la gratitud y el Amor que sentimos por las personas que comparten su vida con nosotros, especialmente a los familiares y amigos. A ellos les llega muy profundo, y a nosotros nos hace un gran bien. No demos por hecho que ya lo saben. ¿Cómo van a saberlo si no se lo decimos? Y, ¿qué podríamos decirles? Que les agradecemos que compartan su vida con nosotros y les echamos de menos cuando no están cerca. Que nos interesa que nos cuenten sus cosas y que nos gusta abrazarles y que nos abracen. Todo eso y mucho más.

d) ¿Acaso somos nosotros de mayor valor que las otras personas? Si reflexionamos en esta pregunta y dejamos que la respuesta surja de nuestro Ser Interno, cada día respetaremos y valoraremos más a los demás.

En cuanto a la otra causa de porqué tenemos la sociedad actual, decíamos que vivimos casi exclusivamente al servicio de nuestro cuerpo físico, creyendo que eso es lo que somos. Él manda y nosotros obedecemos. ¿Es verdad esta creencia? Los seres humanos nos identificamos con nuestros cuerpos más densos: el cuerpo físico, el mental y el emocional. Creemos que somos únicamente esos cuerpos, pero en esencia somos mucho más. Somos el Ser, compuesto por nuestro cuerpo físico y también por los cuerpos más sutiles o elevados.

Nuestro proceso de aprendizaje aquí en la Tierra se da de la siguiente manera:

Esos cuerpos densos, el físico, el mental y el emocional, son los que viven de modo directo las experiencias, y hay unos cuerpos superiores a ellos que son los encargados de recoger ese aprendizaje y convertirlo en sabiduría. Por citar un ejemplo, uno de estos cuerpos superiores es nuestro cuerpo mental superior del cual nos llegan las intuiciones. Recibimos una intuición cuando sin necesidad de razonar ni evaluar, sentimos y sabemos qué hacer en una situación o circunstancia concreta de nuestra vida. Tenemos otros cuerpos de orden aún más elevado que estos que hemos llamado superiores, que son los que transforman esa sabiduría en Amor.

¿Cómo ocuparnos de esos cuerpos superiores?. Recordemos: donde está nuestra atención estamos nosotros.

Antes de acabar el artículo comento algo que en alguna ocasión he oído, y que incluso me ha sido planteado como pregunta en alguna de mis charlas. Solemos pensar: “Si yo cambio y los demás no lo hacen, nada se consigue y la sociedad sigue igual.” Es un argumento triste y que dice bien poco de nosotros. Es, además ,un razonamiento erróneo. Hay una conocida frase que dice: “El cambio es individual, y el resultado es global.” No creamos que es una frase hecha y sin contenido. Al contrario: nuestras palabras, nuestros hechos, nuestros pensamientos, nuestras vibraciones en definitiva, afectan al entorno. Somos campos electromagnéticos que influimos tanto en nuestro entorno, como en personas y situaciones más alejadas de nosotros. Tenemos la capacidad de crear paz o división, armonía o disonancia. La capacidad de motivar a la concordia y a la unión, o a la discordia y la separación. Tenemos un gran poder y una gran responsabilidad.

Ya como despedida planteo, para vosotros y para mí, una pregunta. Si yo fuese el único ser humano dispuesto a esforzarse para mejorar como persona y así poder entregar lo mejor a los demás, ¿me esforzaría?

 

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

2 comentariosDejar un comentario

  • Me siento bendecida por haber encontrado este portal, gracias por compartir sabiduría. Puedes visitar mi Fb bajo Dalila Saric, vivo en Lima, Perú, soy escritora, fotógrafa y terapista de voz y sonidos, estoy dedicada a ayudar a que las personas se descubran y amen a sí mismas.
    Dios te siga iluminando en tu labor de servicio para la nueva humanidad.

    • Estimada Dalila, gracias por tu amable comentario sobre mi portal. Creo que cuando algo nos resuena es porque tiene una frecuencia en sintonía con la nuestra.
      Voy a entrar en tu portal. Un cordial saludo. JUANJO

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *

A %d blogueros les gusta esto: