CategoriaCualidades del ser Humano

HONESTIDAD Y AMOR A UNO MISMO

Los seres humanos disponemos de todas las cualidades necesarias para afrontar cualquier acontecimiento que la vida nos presenta. En nuestro interior está la fuente de la que brotan de modo natural paz, seguridad, confianza, armonía, esperanza, fuerza interior… Es sólo ahí, en nuestro interior, donde se encuentran estas bellas y útiles cualidades. En ningún otro lugar podemos encontrarlas, ni tampoco hay nadie que nos las pueda proporcionar.

Del mismo modo que de una fuente fluye el agua, de nuestro interior surgen cada una de las cualidades que nos ayudan a dar la mejor respuesta a las situaciones que vivimos. La diferencia es que la fuente de agua ha de ser alimentada con esa misma agua para que no cese de manar, en tanto que nuestra fuente interna se nutre de nuestra autenticidad, honestidad e integridad.

Cuando somos íntegros, auténticos y honestos empiezan a suceder milagros en nuestra vida. El primero de todos, y el más importante, es que nos convertimos en nuestro mejor amigo. Sentimos que nos respetamos y amamos, y que nos gusta estar en nuestra propia compañía. Pero esto sólo es posible en la honestidad. No podemos confiar en una persona deshonesta, y menos aún si esa persona somos nosotros mismos. Leer mas

SERENIDAD Y FUERZA INTERIOR

Hace unos años le decía yo a la mamá de mi mujer que el tiempo pasaba muy rápido, que los días se escapaban y me quedaba con la sensación de no haberlos vivido. Ella siempre me respondía lo mismo: “Cuando seas mayor te parecerá que el día se junta con la noche”. Han pasado los años y puedo decir que tenía razón, que el tiempo corre veloz.

Imagino que muchos pensamos de este modo: “Si el tiempo pasa rápido, también mi vida pasa rápida”. Estas reflexiones nos valen para que podamos plantearnos una de las preguntas más importantes de nuestra vida. Para conocer la respuesta tenemos que escuchar a nuestro corazón.

¿Y si estuviese en nuestras manos incrementar el número de años que aún nos queda por vivir?… Muchos diríamos que cuantos más años mejor. Esta respuesta parece coherente, pues supone seguir más tiempo con los nuestros, hacer más cosas, atrasar ese momento de la partida que nos provoca tanta incertidumbre…

Aunque, ¿hemos reflexionado sobre cómo viviremos esos años? Veamos:

– Un cierto número de años vividos con paz y serenidad, posiblemente sea mejor que un mayor número de años sintiendo temor o estando muy inquietos y alterados.

– Vivir siendo feliz y haciendo felices a otras personas, parece preferible a vivir más tiempo pero en conflicto con nuestros familiares y amigos, haciéndoles sufrir o causándoles tristeza.

– Una sola hora vivida sintiendo alegría, gratitud o amor en nuestro corazón, parece mejor elección que muchas horas de rencor o desamor.

Leer mas

LA FELICIDAD

Todo lo que hacemos es para sentirnos felices: cada acción, cada palabra y cada proyecto de nuestra vida. Nuestra esencia es felicidad, y no pararemos hasta sentirla.

Aunque veamos que los demás son diferentes de nosotros, o que hacen cosas muy distintas a las que nosotros hacemos, a todos nos guía el mismo objetivo: alcanzar la felicidad. Lo que sucede es que cada persona busca la felicidad a su manera, que puede o no parecerse a la nuestra. Pensemos que nadie es más hábil que otro en la búsqueda de la felicidad, porque es nuestra Alma la que nos impulsa, y es también nuestra Alma la que nos dice qué hacer.

Si tomamos conciencia de esta idea, de que es el Alma de cada persona la que le motiva y le dirige en su búsqueda de felicidad, toda nuestra vida cambia. Cambia nuestro modo de ver las cosas y nuestra relación con los demás, pues ¿tendremos entonces motivos para juzgar a otro por lo que hace? ¿Existirá alguna Leer mas

SER LIBRES: PERDONAR Y PERDONARNOS

El primer paso para sentirnos libres y felices es perdonarnos por aquello que sentimos que no hicimos bien, al tiempo que perdonamos también a los que nos han ocasionado algún tipo de sufrimiento.

Antes del perdón estamos presos en una celda cuyos barrotes son el resentimiento, la amargura, la culpa, la vergüenza, la infelicidad. La llave que abre la puerta de esa celda es el perdón. No hay otra forma de abrir la celda. Para ser libres y felices tenemos que usar la llave del perdón. De este modo salimos a la Vida, a respirar aire puro, a sentir los rayos del sol, a decir gracias, a decir te amo.

La persona que ha sufrido profundamente por lo que otros le hicieron y es capaz de perdonar, es un ser con un bello y puro corazón. Se siente libre y feliz, y esa felicidad la transmite a los seres de su entorno. Cuando llegue el momento de marcharse, podrá mirar atrás y decirse: nada dejo pendiente, me voy en calma, en paz, feliz. Leer mas

LA COMPASIÓN

Sentir compasión es una cosa, y sentir pena o lástima algo muy distinto. Cuando sentimos compasión hacia un ser que sufre lo estamos reconociendo en nuestro corazón como a un igual. Es desde esa igualdad que le deseamos lo mejor, sintiendo que todos juntos formamos parte de un organismo mayor, la Humanidad. Puede que directamente tengamos ocasión de ayudarle, o puede que no, pero en todos los casos nuestro corazón se abre y acoge con ternura, calidez y amor al que padece. Esa es la auténtica compasión.

En cambio, cuando sentimos pena o lástima por alguien, nos estamos colocando en un plano de superioridad. No vibramos en sintonía con él y por tanto no le llega nuestro Amor, aunque podamos ayudarle entregándole un donativo o de algún otro modo. Leer mas

LA INTUICIÓN


La intuición es nuestra sabiduría interna.

Mediante la mente accedemos al conocimiento que tenemos, fruto de situaciones similares vividas en el pasado. Razonamos lo que hicimos y qué resultados obtuvimos, y en consecuencia decidimos qué hacer ahora.

La intuición, en cambio, es la manifestación en nosotros de la sabiduría que poseemos en nuestro interior. Sin necesidad de razonar ni evaluar sabemos cómo reaccionar en un momento concreto o qué respuesta dar en una situación determinada.

Mediante la intuición, la Verdad se nos manifiesta con claridad. Leer mas