AutorJuan José

PRESENTE Y FUTURO DE LA HUMANIDAD

A nivel individual es fácil averiguar en qué estado nos encontramos en un momento de la vida. Si  quiero saber cómo estoy ahora, es suficiente con que reflexione durante unos minutos. Busco un sitio tranquilo, me interiorizo, divido mi vida en sus 3 o 4 áreas más importantes, y me hago varias preguntas sencillas a las que respondo con honestidad.

Por ejemplo: Área 1, todo lo vinculado con los aspectos físicos y materiales, economía, hogar, salud. Área 2, relaciones con mi pareja, hijos, resto de la familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos. Área 3, aspectos internos, mi nivel de paz, qué clase de reacciones tengo ante las experiencias que vivo, nivel de felicidad que siento en mí.

Me pregunto también por el propósito esencial de mi vida, si pienso que este consiste en disfrutar y dejar pasar el tiempo, o si creo que mi existencia tiene un sentido trascendente. ¿Qué siento que es más importante, poseer o ser? ¿Cómo deseo marcharme de aquí?

Solo tras este examen sabré lo que he de modificar y a lo que he de dedicar mayor atención e interés para sentirme mejor en cada una de las áreas exploradas. Por ejemplo, si me percibo una persona temerosa ante las situaciones que se me presentan, tendré que hacer algo para disminuir ese temor. Ello me aportará una mejor calidad de vida y una vejez con un mayor nivel de aceptación y paz interior.

Leer mas

SEMILLAS DEL ALMA

En nuestros primeros años en la escuela estudiamos que en la tierra hay tres grandes reinos: el reino mineral (rocas, arena, agua), el reino vegetal (hortalizas, flores, árboles) y el reino animal, en el cual estamos incluidos los seres humanos. A nivel biológico la humanidad es una más de las muchas especies animales que habitan en el planeta.

Todas las especies animales tienen como objetivos esenciales reproducirse para no desaparecer, mejorar su adaptación al medio en el que viven, perfeccionar su capacidad de obtener alimentos, etc. Los seres humanos, como especie animal que somos, tenemos esos mismos objetivos, pero disponemos de una cualidad singular que nos hace únicos entre todos los individuos del reino animal: poseemos conciencia. Tenemos la capacidad de recordar el pasado; de reconocer el presente que estamos viviendo y también disfrutamos del potencial de proyectar el futuro que deseamos, tanto a nivel individual como colectivo.   

Tener conciencia nos permite dirigir la atención y los esfuerzo al desarrollo de los talentos internos que anidan en nuestra alma, como son el sentimiento de unidad con los seres de nuestro entorno, la capacidad de acoger y ayudar al que afronta una adversidad, la facultad de trasmitir amor con solo una mirada…

Estos dones —los más hermosos de la Creación— continúan inertes en nosotros aguardando a ser activados. Son como semillas que permanecen dormidas en el alma de todo ser humano. Cada persona ha de germinar, cuidar y proteger las suyas para que cada día se desarrollen más y puedan mostrarle a él y  a los demás la belleza que albergan. Este, y no otro, es el verdadero sentido que tiene la vida de un ser humano.

Leer mas

LA CHEPOSITA (UNA MUJER ÚNICA)

En mi ciudad hay un parque con dos hileras de árboles de gran porte —ficus de más de 200 años de edad— y casi todos los días paseo entre ellos, caminando varias veces de un extremo al otro. Ese deambular sintiendo la belleza del lugar, y por qué no decirlo, hablando con los árboles o sentándome un rato en un banco a ver pasar a la gente, me llena de paz y sosiego.

Hace unos años, en mi caminar de la mañana, ya cerca del mediodía, me crucé con dos mujeres que marchaban juntas. Una de ellas tendría entre 30 y 50 años (me es difícil precisar más su edad), en tanto que la otra era bastante más joven. La mujer mayor, delgada y de muy corta estatura, lucía una melena abundante de color negro intenso. No era una persona enana si no que tenía la columna aplastada, como si sus vértebras estuviesen incrustadas unas dentro de las otras. Sin apenas cuello ni pecho, daba la impresión de que su cabeza nacía directamente del abdomen. Era una de las personas más singulares que había visto en mi vida.

Yo la miraba de soslayo, con la mayor discreción para no incomodarla al saberse observada. Llegó un momento en el que apenas me separaban unos pocos metros de ella y su acompañante, y nuestras miradas se cruzaron. Ese contacto visual duró apenas una fracción de segundo, pero la huella que dejó en mí aún perdura. Continué paseando en dirección al extremo sur del parque aunque acelerando un poco los pasos con la secreta ilusión de poder verla otra vez al darme la vuelta, Leer mas

LA PAZ: EL MAYOR LOGRO HUMANO

CONCEPTO ACTUAL DE PAZ

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define la palabra paz a tres niveles: entre países, entre grupos de personas y paz individual:

1º “Situación en la que no existe lucha armada en un país o entre países”. 

2º “Relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos”.

3º “Estado de quien no está perturbado por ningún conflicto o inquietud”. 

Lo que más nos llama la atención en estas definiciones es que se asocia la paz a la ausencia de conflicto y de lucha. Los seres humanos llevamos varios miles de años compartiendo un mismo hábitat, la Tierra, viviendo experiencias afines, sufriendo similares dificultades, sintiendo los mismos anhelos… ¿No es ya momento de aspirar a algo mejor que dejar de pelear entre nosotros? ¿Ha llegado la hora de respetar al que es diferente, ayudar a quien lo necesita y colaborar en tareas comunes?

Cuando se firma un tratado que pone fin a una confrontación entre países, entre los grupos de un ayuntamiento, entre una empresa y sus trabajadores, o en cualquier otro supuesto, las condiciones del pacto las impone la parte más fuerte, bien porque cuenta con más apoyos o es más astuta, o sencillamente porque tiene capacidad de presionar. Tenga o no razón en la disputa, esa parte más poderosa sale beneficiada del convenio. Leer mas

ORIGEN Y DESTINO DEL SER HUMANO (4ª DE 4)

Esta 4ª entrada consta de cuatro artículos: “Seres que ayudan a la humanidad”, ”Nivel de desarrollo espiritual que ha alcanzado la humanidad actual”, “Prueba que los seres humanos vamos a afrontar en un momento cercano en el tiempo” y “La nueva sociedad en la nueva tierra”. Al final de cada uno de ellos se plantean preguntas, en color azul, cuyas respuestas únicamente se encuentran en nuestro interior. Con esta entrada cerramos el tema “Origen y destino del ser humano”. (Ver el plan general en el post de fecha 24 de septiembre).

7º SERES QUE AYUDAN A LA HUMANIDAD

En este tiempo, tanto la tierra como la humanidad que ella acoge, están viviendo un periodo de especial trascendencia que les va a conducir a experimentar un salto de conciencia; entonces se dan las condiciones para poder construir un nuevo modo de convivencia. La creación de esa sociedad es un proyecto esperanzador, aunque va a requerir de un enorme esfuerzo.

Todo esto es conocido desde tiempos remotos (en realidad desde siempre) en los planos superiores, en los que se forjó un plan de ayuda a la especie humana en su proceso evolutivo y, de modo particular, ante el reto que supone crear un nuevo modo de convivencia.

Hay seres de elevada vibración que nos están apoyando. Un grupo lo forman los guías que nos asisten en los planos a los que va el alma en los periodos entre vidas. Junto a ellos recordamos la vida que acaba de finalizar; analizamos las opciones de que dispusimos Leer mas

ORIGEN Y DESTINO DEL SER HUMANO (3ª DE 4)

En esta entrada, la tercera de un conjunto de 4, seguimos desarrollando el tema “Origen y destino del ser humano” (ver la entrada de fecha 24 de septiembre). Comprende dos artículos: “Reencarnación y periodo entre vidas” y “Concepto de karma”. Al final de cada uno de ellos se plantean preguntas, en color azul, cuyas respuestas únicamente se encuentran en nuestro interior.

5º REENCARNACIÓN Y PERIODO ENTRE VIDAS

Para entender el concepto de reencarnación vamos a recordar, brevemente, los cuerpos que componen a un ser humano:

  1. En primer lugar está el cuerpo físico, formado por materia densa, visible y perecedera. Tras la muerte de la persona (al terminar su vida física) este cuerpo se va descomponiendo hasta llegar a fundirse nuevamente con la tierra y desaparecer totalmente.
  2. Asimismo, tenemos varios cuerpos con una vibración más sutil que el físico: el cuerpo etérico o vital, el cuerpo astral o de las emociones y el cuerpo mental o de los pensamientos. Al acabar la vida física (muerte de la persona) estos cuerpos siguen existiendo durante un tiempo hasta desaparecer. Están compuestos de energía y la mayoría de nosotros no los vemos.

Es importante recordar que aunque la vida finaliza cuando muere el cuerpo físico, estos tres cuerpos  mencionados siguen activos durante un periodo de tiempo.

  1. Además, estamos constituidos por un conjunto de cuerpos denominados “superiores”. Son de vibración cada vez más sutil hasta llegar a los más elevados que son de luz.

Así como el cuerpo físico es denso y ocupa un espacio, el resto de cuerpos no habitan lugares físicos. Según sea su grado de vibración existen en uno o más de los muchos planos existentes. La palabra plano, más que a un lugar, hace referencia a un estado de vibración.

La entidad, energía, ser, organismo, etc. que comienza a encarnar en la Tierra repetidamente para experimentar y alcanzar su plenitud, vive el proceso evolutivo humano de la siguiente manera:

Su Esencia divina crea un alma que irá encarnando repetidamente en cuerpos físicos hasta llegar a ser consciente de que su naturaleza es amor y unidad. El alma así creada está compuesta por el cuerpo físico, los cuerpos etérico, astral y mental y los cuerpos de menor vibración del apartado 3. El resto de cuerpos de este apartado, los de vibración superior, nunca cambian y constituyen lo que normalmente llamamos el Espíritu o Esencia divina de un ser humano.

Leer mas

ORIGEN Y DESTINO DEL SER HUMANO (2ª DE 4)

En esta entrada, la segunda de un conjunto de 4 que desarrollan el tema “Origen y destino del ser humano” (ver la de fecha 24 de septiembre), vamos a tratar dos apartados: “Proceso evolutivo del ser humano en la tierra” y “El libre albedrío”. Al final de cada uno de estos artículos se plantean preguntas —en color azul— cuyas respuestas únicamente puede encontrarlas cada uno en su interior.

 PROCESO EVOLUTIVO DEL SER HUMANO EN LA TIERRA.

En el artículo anterior, publicado el día 1 de octubre, expusimos que además de los seres que conocemos aquí en la tierra (humanos, animales y vegetales), en la Creación hay un número infinito de organismos, energías, entidades, etc. Cada uno de ellos se siente impulsado a buscar su plenitud, la conexión consciente con su esencia. Con esa finalidad experimenta de todas las formas posibles: incrementando sus capacidades; creando tecnologías muy avanzadas; alcanzando un gran poder y dominio sobre los demás…

Cuando un ente agota todas las opciones que la existencia le ofrece sin haber alcanzado la felicidad que anhela, desde su esencia surge un impulso que le señala una vía nueva y diferente, algo que antes nunca se planteó: explorar, no para hallar su propia felicidad, sino para que sean felices los demás.

Es entonces cuando ese impulso le lleva a escoger una de las vías evolutivas que existen en la Creación para incrementar el amor. Una de estas vías es encarnar repetidamente en el planeta Tierra durante un cierto número de vidas hasta alcanzar la plenitud. El fin de este camino es lo que los Maestros llaman “la iluminación”.

Para poder entender el proceso necesitamos conocer, aunque sea de pasada, los diferentes cuerpos que constituyen a un ser humano. Leer mas

ORIGEN Y DESTINO DEL SER HUMANO (1ª DE 4)

En esta entrada, la primera de un conjunto de 4 que desarrolla el tema “Origen y destino del ser humano” (ver entrada anterior de fecha 24 de septiembre), vamos a tratar dos apartados: “Creación, Universo y Ciencia” y “Seres que hay en la Creación”. Al final de cada uno de estos apartados se plantean preguntas —en color azul— cuyas respuestas únicamente puede encontrarlas cada uno en su interior.

1º CREACIÓN, UNIVERSO Y CIENCIA

Para la ciencia el concepto de universo abarca todo lo que existe: la materia, la energía, el espacio y el tiempo. Sobre el origen del universo existen diversas teorías científicas, aunque la más aceptada es que se formó hace 14.000 millones de años como consecuencia de una gran explosión, el Big Bang. En aquel instante toda la materia y energía estaba concentrada en un punto de densidad infinita. Después del Big Bang el universo comenzó a expandirse y aún continúa haciéndolo.

Se cree que en el universo observable hay más de 100.000 millones de galaxias, cada una de ellas con más de 100.000 millones de estrellas como nuestro sol. Hay también una cantidad inmensa de planetas, satélites… El sol tiene 5.000 millones de años, y le quedan los mismos años de vida aproximadamente (al haber consumido ya la mitad del hidrógeno de su núcleo). La tierra tiene 4.500 millones de años, y el hombre, según lo definamos, está aquí en el planeta entre 15.000 y 40.000 años. Esto es, muy resumido, lo que nos dice la ciencia sobre el universo.

Aunque normalmente los utilizamos de manera indistinta, los conceptos de universo y Creación son diferentes. Leer mas

ORIGEN Y DESTINO DEL SER HUMANO (INTRODUCCIÓN)

Este artículo sirve de introducción a un conjunto de entradas que publicaré los próximos cuatro domingos. En ellas se va a desarrollar el tema “Origen y destino del ser humano”, respondiendo a preguntas que muchas veces nos hemos planteado: ¿Cuál es nuestro origen?, ¿quien nos ha creado?, ¿con qué finalidad?, ¿estamos solos en el Universo?

Nadie puede alcanzar la verdad al leer un libro o un artículo, al asistir a una conferencia o de cualquier otro modo; ni siquiera al escuchar a un Maestro. Toda la información que es esencial, trascendente y eterna —lo que llamamos la verdad— está ya en nuestro interior, y esos medios citados nos sirven únicamente para hacernos conscientes de ella.

Cuando se escucha algo por primera vez es natural sentirse sorprendido, pero si eso “nuevo” expresa la verdad, no nos causará desarmonía ni nos sentiremos confundidos. Más bien al contrario, resonará en nuestro interior como algo conocido, familiar incluso. Abordaremos, de un modo diferente al habitual, un conjunto de temas que podrán darnos una visión amplia y novedosa de lo que es la Creación y de cual es nuestro cometido en ella.

Estas son las materias que trataremos durante los próximos cuatro artículos:

1º  CREACIÓN, UNIVERSO Y CIENCIA  

Las palabras Creación y Universo, aunque se suelen utilizar de manera indistinta, tienen un significado profundamente diferente. El Universo es algo inmenso que desborda nuestra capacidad de comprensión, lo que puede llevarnos a sentir que somos pequeños y limitados. Por el contrario, la sola idea de lo que es la Creación, que por definición es infinita, al profundizar en su significado nos llenamos de una paz y certeza que nos hace vislumbrar que nuestra esencia es igualmente infinita. Leer mas

SOBREESFUERZO Y SALTOS DE CONCIENCIA

(Estas reflexiones tienen puntos en común con la entrada anterior “Aceptar la Vida”, publicada el 24/06/17).

Existen diversos caminos para ampliar nuestra conciencia. Uno de ellos, fiable y eficaz, es confiar en que la Vida nos ama y entrega lo mejor en cada momento de nuestra existencia. Pero, ¿cómo vamos a fiarnos de la Vida si con frecuencia plantea situaciones que no comprendemos, que no deseamos o que nos hacen sufrir? ¿Acaso confiaríamos en alguien que nos tratase así…?

Sin embargo, los seres realizados dicen que la Vida es la manifestación de la Voluntad Divina aquí en la tierra y que todas las experiencias que la Vida presenta son una ayuda para desarrollar nuestras cualidades internas y llegar a fundirnos con la Divinidad.

Cuando aceptamos algo que comprendemos, aun teniendo que hacer un esfuerzo para ello, no se amplia nuestra conciencia y permanecemos en el mismo nivel de vibración en el que nos encontramos en ese momento de nuestro proceso evolutivo. En cambio, para aceptar algo que no deseamos o que no entendemos es necesario efectuar un sobreesfuerzo, un empeño más allá de lo normal. Y es esta movilización extra de energía, este sobreesfuerzo, lo que nos hace dar un salto de conciencia.

El esfuerzo perfecciona el nivel de conciencia en el que estamos, y el sobreesfuerzo nos eleva a un nivel superior.

¿De donde surge la fuerza que se precisa para realizar el sobreesfuerzo? Para las actividades y logros de la vida ordinaria (material) existen muchas fuentes de energía, como puede ser la motivación en alcanzar una meta, el reconocimiento que nos otorgarán otras Leer mas