21.12. 2012 VIEJO TIEMPO / NUEVO TIEMPO

  INTRODUCCIÓN

La fecha 21.12. 2012 provoca en nosotros diversos sentimientos: en algunos ilusión, en otros preocupación o puede que incluso temor, y hay también quien espera esa fecha con indiferencia. Incluso hay otras muchas personas que desconocen que ese día pueda tener algún significado.

¿Qué supone en realidad esa fecha? Varias tradiciones antiguas, algunas con plena vigencia hoy, hablan de un cambio, el final de un ciclo de tiempo y el comienzo de otro nuevo. Para la Ley del Tiempo, por ejemplo, en el 21.12. 2012 finaliza un ciclo de 5.125 años, además de otros ciclos de tiempo mayores.

¿De qué estamos hablando cundo decimos que finaliza un ciclo? Un ciclo es un periodo de tiempo en el que un ser individual o un conjunto de seres viven una etapa concreta de su proceso evolutivo. Veamos un ejemplo: si observamos un árbol adulto, ese árbol ha pasado por varias etapas hasta llegar a ser adulto. Pasó la etapa de ser semilla, la de germinar y brotar esa semilla, después por un cierto número de años de crecimiento, la etapa de producir frutos, etc. Igualmente podríamos extender este ejemplo a un bosque.

Ese día, 21.12. 2012, finaliza un periodo de la vida de la Humanidad que podemos llamar el viejo tiempo, y comienza un nuevo ciclo, el Nuevo Tiempo. ¿Qué ha definido al viejo tiempo? En estos momentos de transición del viejo al Nuevo Tiempo, muchas de las características del viejo tiempo se han hecho más patentes.

EL VIEJO TIEMPO

Veamos algunos de los comportamientos que los seres humanos hemos tenido en el viejo tiempo:

= El sentimiento de separación ha sido una constante entre nosotros: nos sentimos separados los unos de los otros. Esta separación se da en todos los ámbitos de nuestras relaciones, entre las personas, países, razas, culturas, religiones, vecinos de un mismo edificio, etc.

Esta es la peculiaridad que mejor define el viejo tiempo: nos sentimos separados de los demás.

= Asimismo hemos vivido sintiéndonos separados de todo lo que, junto a nosotros, vive y evoluciona en la Tierra. Hemos considerado que las distintas especies que pueblan la Tierra son mercancías para ser utilizadas en nuestro beneficio. Miremos sino nuestra relación con los animales, con los vegetales, con los mares y ríos…

Las acciones del ser humano están cambiando profundamente la Naturaleza. La Tierra es un planeta muy hermoso, ideal para vivir, aprender y evolucionar. Pero como consecuencia de nuestros actos, este lugar que hasta ahora ha sido tan acogedor está experimentando importantes cambios. De seguir así, la vida habría llegado a ser muy difícil en la Tierra.

= En el viejo tiempo nos hemos sentido fundamentalmente seres materiales. Por eso todo nuestro esfuerzo e interés se ha centrado en nuestro cuerpo físico. Hasta tal punto nos hemos identificado con él que hemos llegado a convertirnos en sus sirvientes. El cuerpo manda y nosotros obedecemos.

¿Dónde ha quedado el sentimiento de que somos mucho más que un cuerpo físico? ¿Y el desarrollo de nuestras bellas cualidades internas: paz, bondad, compasión, capacidad de perdonar, de amar y de compartir? ¿Qué hemos hecho para sentir que en nosotros mora la chispa Divina?…

Más allá de que miremos para otro lado, el cambio es ya una realidad. La Tierra, un ser vivo y con una elevada Conciencia, está dando un salto en su proceso evolutivo. Eso va a producir un conflicto: la Tierra que ahora conocemos es muy distinta a la que ya en breve va a ser. Y para vivir en esa nueva Tierra, los seres humanos hemos de vibrar de un modo distinto, hacer las cosas de una manera muy diferente a como hasta ahora las hemos hecho.

Los mayas galácticos predijeron que en el solsticio del día 21.12. 2012 finalizaría un ciclo y comenzaría otro de vibración más elevada. ¿Es necesario creer en estas profecías o en alguna otra tradición para sentir que estamos en un momento de transición entre el viejo y el Nuevo Tiempo? Yo creo que no es necesario. Abramos los ojos y miremos a nuestro alrededor. Hay un sentir generalizado de que la sociedad en la que vivimos no ha logrado la felicidad del ser humano, ni es justa en el reparto de bienes y de oportunidades. Este sentir está produciendo un nuevo y muy distinto modo de ver las cosas, y el deseo sincero y profundo de cambiarlas.

Pero ni tan siquiera hace falta que miremos a nuestro alrededor para saber que el momento del cambio ya ha llegado. Entremos en nuestro interior, en nuestro corazón y escuchémosle. Nos dirá algo así: “Es hora de que hagas las cosas de otro modo, de que eleves la escala de valores que rige tu vida, de que desarrolles el bello y enorme potencial que está en ti. El momento ha llegado. ¡Es hoy, ahora, ya! No pienses si otros hacen o no hacen. Haz tú”. Y sentimos que aún nos dice: “Adelante, no estás solo, yo estoy contigo”. Y cuando uno cuenta con la fuerza y el apoyo de su corazón, todo es posible.

EL TEST

¿Estamos los seres humanos preparados para formar parte de la Nueva Sociedad que va a existir en el Nuevo Tiempo?

La Vida nos va a presentar un test a los seres humanos (recordemos que con la palabra Vida, con mayúscula, nos referimos a la expresión de la Voluntad Divina). Con este test, cada uno podremos saber si estamos preparados para formar parte de la Nueva Sociedad, o si aún necesitamos experimentar y aprender conforme a los esquemas del viejo tiempo. Nadie nos juzgará ni decidirá por nosotros. Cada uno seremos nuestro propio juez, un juez de infinita sabiduría. De un modo natural, sencillo, espontáneo y sin posible error, sentiremos lo que en verdad vibra en nuestro interior.

¿Cómo podrá ser este test? Veamos:

Llegará un momento en el que los seres humanos tendremos que afrontar unas circunstancias difíciles, y ante ellas cada uno decidiremos como actuar. Quien tome su decisión sintiéndose parte de un colectivo, eligiendo lo que es más beneficioso para sí mismo al tiempo que teniendo en cuenta el bien común, recibirá el mensaje de su Alma de que está preparado para integrarse en la Nueva Sociedad .

Y quien actúe desde un marcado sentimiento de egoísmo e individualidad, mirando solo para sí mismo, igualmente recibirá un mensaje de su Alma, que en este caso le dirá que aún necesita experimentar con los viejos patrones antes de poder formar parte de la Nueva Sociedad.

Un test sabio, fiel, seguro, fácil y justo, que cada uno se hará a si mismo sintiendo en su Alma, sin posible error, el resultado. Ningún Guía, Maestro o Ser Superior nos dirá como vibramos y de qué modo hemos de proseguir nuestro proceso evolutivo. Es cada persona la que conecta con su sentir genuino y, desde su Alma, conoce con total certeza cómo es su vibración y cómo seguir desarrollando sus cualidades. ¿Podría ser de otro modo? Pregúntale a tu corazón, él sabe y te dirá.

Muchos tenemos el hábito de juzgar y calificar a los demás cuando apenas si nos conocernos a nosotros mismos. Si nos dejamos llevar de ese habito de juzgar, nos diremos que hay muchas personas que son violentas, manipuladoras, egoístas… y que por lo tanto no están preparadas para formar parte del Nuevo Tiempo.

Ya muy pronto se van a hacer presentes en los seres humanos cualidades de las que antes no éramos conscientes. Las hemos desarrollado en vidas anteriores y han permanecido latentes hasta ahora. Ello nos ha permitido vivir diversas experiencias que necesitábamos para ir completando nuestro desarrollo. Es por esta razón que no podemos saber el grado evolutivo de las demás personas. Solo cada uno, a nivel interno, lo puede saber.

CUALIDADES DE LOS SERES HUMANOS EN EL NUEVO TIEMPO

Apenas unos esbozos de lo que intuimos que serán algunas de las cualidades que iremos desarrollando en el Nuevo Tiempo. Para muchos de nosotros no es posible ahora profundizar más.

I.- Los seres humanos tendremos un sentido trascendente de la vida. Sin duda que nos ocuparemos de las necesidades materiales y de cuidar nuestro cuerpo físico, pues es el vehículo que nos permite desarrollar nuestras cualidades esenciales y, además, este cuidado lo haremos desde la inteligencia y sabiduría superiores que ya entonces tendremos.

Pero esos objetivos materiales ya no serán lo esencial para nosotros. Viviremos con plena Conciencia de que estamos en la Tierra en un cuerpo físico para alcanzar un objetivo: sentir el Amor de Dios en nosotros, en los demás, y en todo lo que existe.           

II.- Sabremos y sentiremos que además de los seres humanos, todo lo que existe tiene vida, y que esa vida es sagrada. Sintiendo así ya nos imaginamos como será nuestra relación con todo lo que vive y evoluciona en la Tierra: respeto, gratitud…, Amor. En todo llegaremos a ver y a sentir el Amor de Dios, nuestro mismo Amor.

¿Percibiremos que todo, sin excepción, es Amor? ¿También un árbol o una piedra? Todo lo que existe en la Creación en su esencia es Amor. En algunos casos ya el Ser manifiesta el Amor que es, y en otros aún está en un proceso previo y aún no lo expresa. Esto es lo que nos sucede a muchos de los seres humanos ahora, hoy. Pero ni una sola partícula de toda la infinita Creación escapa a esta Verdad: todo lo que existe es Amor.

III.- En la Nueva Sociedad cada uno de nosotros seremos un Maestro para los demás, al tiempo que sentiremos que cada uno de ellos lo es para nosotros. Todos seremos, al tiempo, Maestros y discípulos.

Experimentaremos una inmensa alegría y gratitud cada vez que un Ser se relacione con nosotros, pues ese Ser manifiesta un aspecto singular, único, de la Creación. Él sentirá lo mismo al compartir con nosotros. Por eso no existirá en nosotros deseo o preferencia de estar con unos Seres antes que con otros. Viviremos, pues, en un mundo de igualdad, de sabiduría, de respeto, de alegría y de gratitud. Un mundo de Amor.

IV.- Veremos a todos los demás seres humanos de idéntico e infinito valor, sean cuales sean las cualidades que manifiesten. Más aún, llegará un momento en el que será una certeza total para nosotros que cada Ser tiene idéntico valor que toda la Creación.

Al sentir en cada Ser la manifestación de la Divinidad, sabremos que en él reside todo el Amor de Dios, no importa a qué nivel lo exprese en un momento concreto de su proceso evolutivo. Ese Ser es único y representa por tanto un aspecto único del Amor de Dios, que de no existir él no podría manifestarse. Por ello ese Ser, cada Ser, es imprescindible para la completitud de la Creación. Si uno solo de los Seres de la Creación no existiese, la infinita Creación tampoco podría existir.

 

Estamos ahora viviendo el periodo de transición de la vieja sociedad, la de los modos y esquemas ya obsoletos, caducos, a la Nueva Sociedad, la de la unidad, colaboración, respeto y Amor. Y justamente el 21.12. 2012 marca el punto de inflexión entre ambos mundos, entre uno y otro modo de ver, sentir y vivir la vida. Tengamos paciencia con los demás y con nosotros mismos, pues todo cambio, y más uno de la inmensa magnitud de este que vivimos, conlleva desajustes, incomprensión y esfuerzos. ¡Es el momento de sacar toda la fuerza, la alegría, la paciencia y el Amor que ya somos!

FELICIDADES POR  LA DOBLE BUENA NUEVA: EL NUEVO TIEMPO Y LA NAVIDAD.

TE AMO

 

 

 


 

 

 

Sobre el autor Ver todos las entradas

Juan José

4 comentariosDejar un comentario

  • Me gusta pensar que el cambio ya ha empezado y que las fechas tan solo son “muletas” para comenzar o continuar en ese cambio. Ojala sea asi pues creo que es necesario y que el ser humano (estamos, estoy) más perdido de lo que parece.

    un abrazo grande y gracias por este espacio.

  • Es cierto que a partir de ahora todo irá a mejor. Es una gran suerte tener la oportunidad de vivir este momento de la historia de la humanidad. Tenemos que estar agradecidos a la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios estan marcados *

A %d blogueros les gusta esto: